viernes, 10 de septiembre de 2010

UN PASTOR DE FLORIDA


Ante ciertas noticias que aparecen en los medios de comunicación (como la que se exhibe estos días en portadas de diarios y cabeceras de informativos y que tiene su origen en la mente febril de un pastor descerebrado de Florida), no puedo dejar de preguntarme dónde habita con más legitimidad la cualidad de imbécil, si en la mente alunada del susodicho o en la torpeza y necedad de los medios que amplifican y elevan a categoría de noticia internacional unas declaraciones que por su falta de enjundia, por su escaso valor informativo y por su falta de sensibilidad y de sensatez, no deberían nunca haber traspasado los límites del aprisco de este cabrero con ínfulas de prelado.

2 comentarios:

Yo mismo dijo...

En todo los sitios hay "gilipollas", sólo hace falta dra con ellos.

Joaquín Paredes Solís dijo...

Lo grave es que algunos, con medios, dinero y no sé con qué extraños y oscuros fines, se empeñan en sacar a estos individuos de su anonimo y cerril día a día (que es donde mejor están) para lanzarnos al estrellato y a la fama simplemente por hacer el imbécil.