lunes, 7 de diciembre de 2009

RIPIOS DE LA CORRUPCIÓN

Concejales, políticos, alcaldes...
están tan afanados con sus cosas
que apenas tienen tiempo de ocuparse
de los pobres ciudadanos que los votan.

Están tan enfrascados malversando,
tan embebidos están en sus blanqueos,
tan atentos están prevaricando,
tan absortos en sus fraudes y cohechos,

que apenas si se toman una tregua
para arreglar asuntos cotidianos
de aquellos que creyeron en su lengua.

…Y el país esperando con anemia
que se acabe la codicia de esas manos,
temiendo que se transmute en pandemia.

2 comentarios:

Yo mismo dijo...

Dicho queda aunque sea en verso. No deberiá acudir nadie a votar y que se jueguen los escaños, ministerios y alcaldías a los chinos, de hecho un servidor dejó de votar hace años.

Joaquín Paredes Solís dijo...

Lo grave de esta corrupción que salta a los medios con tanta frecuencia es el daño que hace en los ciudadanos y en su concepción de la política como la actividad necesaria para una buena organización social y encaminada al bien común. Hay demasiados que están donde no deben estar. Lo que no sé es si la abstención generalizada es la solución. Saramago escribió sobre ello en su novela "Ensayo sobre la lucidez".