domingo, 4 de octubre de 2009

HYPATIA DE ALEJANDRÍA

Hypatia de Alejandría constituye uno de esos extraños casos en la historia de la humanidad en los que una mujer logra el acceso al conocimiento (a la filosofía y la ciencia) y, además, logra reconocimiento público.
Fue educada por su padre, el filósofo y matemático Teón de Alejandría, quien deseaba que fuera “un ser humano perfecto”. Esta educación cuidaba no sólo la mente sino también el cuerpo, lo que contrastaba con la imagen y las ocupaciones normales de las mujeres de la época. Aunque, al parecer, de gran belleza, renunció al matrimonio para poder dedicarse al mundo del conocimiento. Básicamente se formó en el Museo de Alejandría, donde trabajaba su padre, y al que llegó a dirigir alrededor del año 400, formando parte de él hasta su muerte.
Murió en el 415 en la ciudad que le dio su nombre y en la que ya se estaba imponiendo el cristianismo; los perseguidos comenzaron a perseguir a todos aquellos que no abrazaran su fe y renunciaran a los conocimientos adquiridos. Hypatia, que no quiso renunciar a sus ideas y convertirse al cristianismo, fue acusada de conspirar contra el obispo Cirilo cerca del prefecto, acusación que, al parecer, fue la causa de su muerte, llevada a cabo por un grupo de fanáticos religiosos que la golpearon, la descuartizaron y la arrastraron por toda la ciudad enarbolando su muerte en señal de triunfo.
Aunque de Hypatia de Alejandría no se han conservado escritos, según Suidas escribió tres obras matemáticas y astronómicas y, al parecer, obras de carácter filosófico dentro de la tradición de la Escuela de Alejandría y con fuerte tendencia a la teurgia. En las Cartas a Sinesio, además, están sus diseños para el astrolabio plano, que nos sirve para medir la posición de los planetas, el sol y las estrellas.
En este año de 2009, que se conmemora el Año Internacional de la Astronomía, Hypatia, considerada por muchos como la primera mujer científica de la historia, logra, por fin, el gran reconocimiento que merece por su esfuerzo, sus renuncias y su valentía en una época donde la mujer era considerada en el mejor de los casos un ser de segunda clase.
Ágora, la película de Alejandro Amenábar, de estreno inminente, nos contará en imágenes la vida de esta mujer extraordinaria, víctima de la intransigencia y de los fanatismos que sumieron a Europa en una época de oscura sinrazón.

2 comentarios:

Yo mismo dijo...

Mucho se espera del "monstruo" Amenábar en esta superproducción, ya veremos que tal le va.

Joaquín Paredes Solís dijo...

Habrá que verla. Después intercambiamos opiniones.